La revuelta permanente, por Jorge A. Obando Sancho

Jorge A. Obando Sancho

Escrito por Lic. Jorge A. Obando Sancho

Jueves 20 de Octubre de 2011 00:00

La Prensa Libre

Después de cuatro años de prisión preventiva, regresó hace pocos días a su país de origen la joven Amanda Knox. Esta muchacha estadounidense, originaria del estado de Washington, fue perseguida de manera obsesionada por el Ministerio Público italiano. A un fiscal de Perugia se le metió entre ceja y ceja que la joven mujer era responsable de un homicidio. Para este prejuiciado fiscal no tenían ningún valor las pruebas científicas que exoneraban de responsabilidad a su perseguida ya que él se convenció de lo opuesto. En los últimos días un juzgado italiano declaró que Amanda Knox es inocente de los cargos que le hizo el Ministerio Público italiano. Fue un claro acto de abuso de la autoridad concedida al fiscal italiano.

En 1978 se le concedió, en España, a Baltasar Porcel el premio Espejo, por su obra “La Revuelta Permanente”. En su discurso de aceptación, dijo “En este país, en lugar de tener en cuenta a la mayoría se ha pretendido siempre dominarla”. Dominar, en la práctica institucional, es sinónimo de sojuzgar y de ignorar. Hay poco análisis acerca de esta metamorfosis del ser humano cuando recibe transitoriamente poder institucional.

Crece el número de protestantes que se manifiestan pacíficamente en Madrid, en Nueva York y muchas otras ciudades del mundo, en contra del ejercicio patológico del poder institucional y financiero. Estas personas, desde la perspectiva tradicional, no muestran objetivos claros al no aceptar liderazgos singularizados en personas con vocación de grandeza. Son grupos que al no interesarles el poder político, institucional o financiero se tornan en sospechosos de traición. ¿Cómo entender a un grupo que se separa de la popularidad, el poder y que no está interesado que los mencionen en los noticiarios? Los periodistas son los que menos los entienden.

En Costa Rica podemos hacer una lista muy larga de actos en que se manifiesta, por los poderes constituidos, un ejercicio equivocado y perjudicial del poder, limitémonos a la platina, carreteras y partes de transito, la toneladas de medicinas sin uso, pagos irracionales a un fallido director técnico de la selección de fútbol, decisiones judiciales que ignoran la evidencia e intentos fallidos y exitosos de elevarse los salarios por parte de las autoridades. Hemos visto todo esto por muchos años y sin embargo, la sociedad civil costarricense no protesta y si lo hace es para perjudicar derechos de tránsito de otros ciudadanos. Por su parte las autoridades constituidas en el ejecutivo, legislativo y judicial son indiferentes o toman actitudes defensivas a la menor crítica social. El abuso en el ejercicio del poder es una de esas feas características de la naturaleza humana dentro de las que se encuentran la mentira y el autoengaño. En la poesía constitucional se nos concedió la libertad de expresión, sin embargo esta garantía pierde efectividad al encastillarse las autoridades en sus palacios y en sus criterios.

En Vitoria, España, en 1976 la intervención de la policía en un mitin de trabajadores provocó cinco muertos y más de un centenar de heridos. Debido a esos tristes hechos, el cantautor catalán Lluis Llach compuso Campanades a Morts. En el 2006 el director cinematográfico Luis Danés produjo un documental acerca de esa reunión sindical y de la canción de Llach que también lleva el nombre de este artículo, “La Revuelta Permanente”. Lo que parece claro es que sin crítica, sin protesta, nos convertimos en cómplices de los desaguisados del poder público y que la revuelta permanente es necesaria y vital para cualquier democracia. Sin esa reacción pacífica y proporcional, el pueblo se envilece y en consecuencia ve lo malo como normal y las autoridades olvidan que autoritas es el poder socialmente aceptado.

1 comentario

  1. HUGO L. LEVY Sr. dice:

    Gran esfuerzo de la INEJ, en facilitar a sus afiliados, artículos de especial valía.- Dios quiera que el fruto de vuestro esfuerzo sea el despertar la conciencia ciudadana en vuestro entorno.- Saludos

Dejar un comentario

*