El azote jurídico del populismo, por Luigi Ferrajoli

El magistrado Luigi Ferrajoli.

El magistrado y profesor Luigi Ferrajoli es el padre de la teoría del garantismo penal

J. M. M. MADRID 03/05/2011 08:20

El magistrado Luigi Ferrajoli.

Luigi Ferrajoli (Florencia, 1940) es el padre del denominado “garantismo penal”, un paradigma teórico para garantizar todos los derechos fundamentales, no sólo el derecho de libertad en materia penal, sino también en los derechos sociales.

Licenciado en Derecho por la Universidad de Roma en 1962, trabajó como juez entre 1967 y 1975, tiempo en el que estuvo vinculado al grupo Magistratura Democrática, una asociación judicial de orientación progresista.

A lo largo de toda su carrera, se ha caracterizado por la defensa de los derechos fundamentales, criticando con fuerza los abusos de poder. En sus numerosas publicaciones, muchas de ellas editadas en España por la editorial Trotta, ha denunciado la utilización del miedo (“es un fuerte factor de legitimación política de los giros autoritarios”) cuando los gobiernos pierden legitimidad política y “recurren a las campañas de orden”.

Su mayor lucha ha estado orientada a la creación de unas garantías que doten de sentido los derechos de los ciudadanos. “Nosotros tenemos muchas cartas internacionales: declaración de derechos, convenciones, pactos, pero sin garantías. Sobre este vacío de garantías, el poder privado y de las grandes empresas privadas llenan el vacío de garantías públicas. Esto permite que los poderes privados, sin derecho, puedan desarrollarse en forma salvaje e ilimitada”, ha reconocido.

En su obra más famosa, Derecho y razón, teoría del garantismo penal, editada en España en 1995, prestaba especial atención a la defensa de las minorías en los países democráticos y criticaba el populismo como método para manipular a la opinión pública.

Contra el populismo

Según él, el populismo, encarnado en la actualidad en la figura del presidente italiano, Silvio Berlusconi, conduce a “una deformación de la democracia representativa: la reducción de los partidos a comités electorales del líder, la relación directa de estos con el pueblo a través de la televisión, la idea de la omnipotencia de la mayoría personificada en un jefe, la descalificación de las reglas y de los límites legales”.

Desde 1970, Ferrajoli dedicó su carrera a la enseñanza y la investigación. Comenzó como profesor de Filosofía del Derecho y de Teoría General del Derecho en la Universidad de Camerino y, desde 2003, en la Universidad de Roma Tre. En 2007 publicó los tres volúmenes de Principia iuris (que serán editados próximamente), su obra de madurez, donde resume toda una vida dedicada a la investigación jurídica.

Su obsesión ha sido la de llenar de contenido los principios democráticos, alcanzando esa “sustancia” de los derechos. De ahí su defensa de dotar de garantías cada uno de los derechos fundamentales, limitando la acción de unos poderes privados que se aprovechan de los vacíos legales.

Tomado de http://www.publico.es/culturas/374023/el-azote-juridico-del-populismo

Dejar un comentario

*