Presentación

Como lo expresa el prólogo del libro “Estado constitucional y convencional” (investigación regional), existe una conexión entre el control de constitucionalidad y convencionalidad y la calidad y estabilidad de la democracia. Las tradiciones que guían la toma de decisiones en las democracias constitucionales más maduras se centran tanto en la protección de las minorías insulares y procedimentales, como en la edificación de una cultura constitucional que se asienta sobre el convencimiento de una democracia limitada, donde la mayoría no puede tomar cualquier decisión sobre cualquier cuestión. En el desarrollo de ambos factores, el control de constitucionalidad y convencionalidad en un país y dicha función constituyen – probablemente – los epicentros más importantes en el crecimiento de las sociedades y en la madurez de su cultura.